A Dios sea la gloria

EN LOS PRIMEROS 10 VERSICULOS DEL CAPITULO 3 DE HECHOS SE NOS CUENTA LA SANIDAD HECHA POR DOS DE LOS DISCIPULOS DE JESUS: PEDRO Y JUAN, EN UN COJO DE NACIMIENTO. EL PUEBLO QUEDO MARAVILLADO POR EL MILAGRO QUE DIOS HABIA HECHO POR MEDIO DE LOS DISCIPULOS EN ESE HOMBRE. ERA UN MOMENTO DE ASOMBRO, ERA UN MOMENTO EN EL CUAL LOS DOS DISCIPULOS DE JESUS ESTABAN EN UNA ENCRUCIJADA: TOMAR LA GLORIA PARA ELLOS Y SER ADORADOS COMO DIOSES O DAR LA GLORIA A DIOS Y EXALTAR SU NOMBRE. A PARTIR DEL VS 11 PODEMOS VER LA DECISIÓN QUE ELLOS TOMARON, Y ESA ES LA MISMA DECISIÓN QUE CADA UNO DE NOSOTROS COMO HIJOS DE DIOS DEBEMOS DE TOMAR CON LAS MARAVILLAS DE DIOS EN NUESTRA VIDA. PEDRO COMENZO SU DISCURSO HACIENDOLE ENTENDER AL PUEBLO QUE ESA SANIDAD SI HUBIERA SIDO HECHA POR MEDIO DE SUS PODERES SERIA ALGO EXTRAORDINARIO, ERA ALGO DE MARAVILLARSE, PERO LA SANIDAD FUE HECHA POR ALGUIEN QUE TIENE TODO EL PODER PARA HACER ESO Y OTRAS OBRAS AUN MAS MARAVILLOSAS: NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.
LOS APOSTOLES Y LOS PRIMEROS PREDICADORES NUNCA SE PRESENTARON ELLOS MISMOS COMO LA FUENTE DE PODER SINO COMO CANALES DEL PODER DE DIOS. NUNCA QUISIERON ELEVAR SU NOMBRE POR SOBRE EL NOMBRE DE JESUS, SINO QUE DEMOSTRARON QUE EN EL NOMBRE DE JESUS DIOS OBRABA MARAVILLAS. (FILIPENSES 2:10-11)
EL PODER DE DIOS ES INFINITO. NO DEJEMOS DE ASOMBRARNOS DE LAS MARAVILLAS QUE PUEDE HACER EN NOSOTROS, EN NUESTRA IGLESIA. NOSOTROS NO DEBEMOS RECIBIR LA GLORIA. DEMOS LA GLORIA A DIOS Y EXALTEMOS SU NOMBRE.

El blog del pastor