Posts Tagged “discípulos”

¿Qué dice la Biblia acerca de cómo administrar tus finanzas?

“El que ama el dinero, no se saciará de dinero; y el que ama el mucho tener, no sacará fruto. También esto es vanidad.”  Eclesiastés 5:10

La Biblia tiene mucho que decir acerca del manejo de las finanzas. Lee estos textos:

En lo concerniente a préstamos, Proverbios 6:1; 20:16; 22:7, 26-27. Respecto al soborno, Proverbios 17:8; 18:16; 21:14; 28:21; 17:23. Sobre las riquezas, Proverbios 10:15; 11:4; 18:11; 23:5; 28:20. Respecto a la holgazanería y las finanzas, Proverbios 6:6-1. En lo concerniente a la futilidad de las riquezas, Eclesiastés 5:8-16 y 1 Timoteo 6:6-11. Respecto al dar, Lucas 6:38 y 2 Corintios 9:6-15. En lo referente a su administración, Lucas 16:1-13 y Santiago 1:17. Así mismo somos responsables de proveer para los de nuestra propia casa: 1 Timoteo 5:8.

En resumen, ¿Qué es lo que la Biblia dice acerca del manejo del dinero? La respuesta puede ser sintetizada en una sola palabra: sabiduría. Debemos ser sabios con nuestro dinero. Debemos ahorrar dinero, pero no atesorarlo. Podemos gastar el dinero, pero con discreción y control. Debemos regresarlo al Señor, gozosa y sacrificialmente. Debemos usar nuestro dinero para ayudar a otros, pero con discernimiento y la guía del Espíritu de Dios. No es malo ser rico, pero sí es malo el amar el dinero. No es malo el ser pobre, pero sí lo es el gastar el dinero en cosas triviales. El mensaje consistente de la Biblia sobre el manejo del dinero, es el ser sabios.

Got questions?org

El propósito de Dios detrás de los problemas

La vida es una oportunidad para resolver problemas. Los problemas que enfrentamos nos derrotan o nos desarrollan dependiendo de cómo respondamos a ellos. Tenemos dos opciones: pretender ignorarlos o reconocerlos, aprender y crecer. Enfrentar los problemas desde la 2ª opción, nos permite verlos como oportunidades. Desafortunadamente, la mayoría de las personas fallan en ver como Dios desea utilizar esos problemas para bien de nosotros. Las reacciones apresuradas, el abandono, los resentimientos, son algunas de nuestra respuestas a los problemas que detienen el proceso de crecimiento, en lugar de considerar el beneficio del problema. Cada adversidad la podemos cambiar o transformar de amargura a un beneficio, ¡La elección es nuestra! Dios desea que aprendamos a sacar cosas preciosas, lo mejor de entre lo vil o difícil. Todo proceso de maduración requiere TIEMPO y Dios lo tiene. El tiempo en si mismo no hace madurar a nadie, solo las responsabilidades. Las adversidades nos enseñan más que los éxitos. Las personas que ven los problemas como oportunidades, es porque han desarrollado las capacidades necesarias y porque han pagado un precio. Recuerda. Dios usa los problemas en nuestras vidas para darnos DIRECCIÓN, para INSPECCIONARNOS, para CORREGIRNOS, para PROTEGERNOS, para MADURARNOS. Vive cada problema como una oportunidad.

Saúl Montes